martes, 3 de mayo de 2016

Hemos trabajado en clase con un libro muy interesante por su riqueza simbólica: La conejita Marcela. Marcela es una coneja muy especial, nace en una familia de conejos negros que solo pueden mirar hacia abajo y son pisoteados por los conejos blancos que disponen de los mejores pastos. Ellos no se quejan. Pero la conejita nace con un don: un ojo loco y estrábico que le permite mirar hacia todos los lados, además, muerde a quien le pisa, por ello le colocan unas gafas ahumadas y un bozal. Pero Marcela no se conforma y encontrará lo que busca. El libro es una preciosa metáfora sobre la desigualdad social y la necesidad de rebelarse contra ella, también un canto al inconformismo, una invitación a luchar por la justicia. Las aportaciones de los niños han sido muy interesantes pues además de todo lo dicho hemos trabajado algunas fortalezas como la empatía y la resiliencia. 


Quiero dejar constancia de la conclusión de un alumno de altas capacidades: " Si los conejos blancos y sin embargo gobiernan debe ser porque los negros les votan. ¿Cómo puede ser esto?"
Otro niño le responde: "Porque los conejos negros no saben hacer otra cosa, es lo que han aprendido y nunca se van a quejar aunque los pisen"

No hay comentarios:

Publicar un comentario