miércoles, 23 de enero de 2013

LOS ALUMNOS DE QUINTO  Y LA JUSTICIA

Leímos  una adaptación del famoso pasaje del Quijiote en el que Sancho, gobernador de la Insula Barataria, imparte justicia.
"Entraron en la sala en la que Sancho impartía justicia, dos hombres: un sastre y un labrador. El primero acusaba al segundo de no pagarle su trabajo,  y por ello, solicitaba justicia.
Los hechos que se relatan son los siguientes_ el labrador pidió al sastre que le cosieses una caperuza con el paño que el aportaba. Preguntó si la tela era suficiente, al contestarle afirmativamente el sastre, pidió una segunda caperuza; así hasta acordar la confección de cinco. Al ir a recogerlas, se niega a pagarlas.
Sancho pide que le muestren el trabajo y el sastre saca cinco caperuzas solo útiles para los dedos de la mano.
El gobernador dicta sentencia: que el sastre pierda las ganancias y el labrador el paño y las caperuzas."


Se les pidió a los alumnos que reflexionasen y evaluasen  la sentencia.
a)Que emitiesen un veredicto de culpabilidad.
b) Que emitiesen una sentencia.

De los diecisiete trabajos presentados, cinco fueron poco fundamentados, tres desmesurados (se pedía el despido, la cárcel o  la pérdida de la casa  para el labrador).
Fueron sensatos nueve y bien argumentadas. Destaco las siguientes:

José David

Los dos son culpables porque el sastre tenía que hacer cinco caperuzas grandes y el labrador no le pagó el
 el dinero que le debía. La condena que les pongo es que el sastre tiene que hacer de nuevo las caperuzas y el labrador pagarlas pero trayendo suficiente paño.


Darío:
Los dos son culpables porque uno no le quiere pagar y además no necesita caperuzas tan pequeñas. El castigo sería que si el sastre vuelve a hacer tonterías le cerrasen el negocio por un tiempo, hasta que yo lo diga. El labrador, como vuelva a ser tan desconfiado le prohíbo que compre en ninguna tienda, también hasta que yo lo diga.

Juan Diego.
La sentencia va a ser: ninguna. Ya la tenéis. El sastre sin dinero y el labrador sin paño y sin su caperuza. No veo por qué se celebra este juicio.
La sentencia va a ser: que no os veáis el rastro, porque si lo hacéis, os vais a pelear. Así que no os vais a ver más.