miércoles, 28 de marzo de 2012

Un hada es salvada por un aventurero. Por Darío Ballester

LA DURA BATALLA DE VENTUS.
Había una vez un hada que había sido capturada por una malvada bruja. La profecía decía que un chico llamado Ventus la salvaría. Se dice de él que tiene magia y una espada llave que le dieron sus amigos. También he escuchado que va viajando de planeta en planeta para encontrarla.
       Por cada planeta que vencía le daban una espada llave y su magia aumentaba. Por fin ha llegado a este planeta, pero la bruja ha puesto enemigos: bichos azules que se convertían  en sombras, unos bichos grandes y gordos, otros que son globos y que cuando les pegas, al cabo de un minuto explotan, torbellinos que cuando te metías salían relojes que te paralizaban, monstruos voladores y por último máquinas que se convierten en meteoritos pequeños. La batalla le resultó muy dura, por poco lo matan pero fue valiente y los derrotó con los amigos que eran de los planetas que había visitado.
Sus amigos estaban agotados, Ventus les dijo que ahora seguiría solo.
Luchó contra la bruja, le lanzó un hechizo, su vida corría peligro pero la derrotó porque sus amigos le ayudaron dándole ánimos.  Ventus se dio cuenta de que lo más  importante no es ser un caballero y que te digan que eres muy bueno. Lo más  importante de todo es la amistad y que ese poder es ilimitado y no se acaba nunca. Ese es el verdadero poder. Gracias a sus amigos derrotó la bruja, salvó al hada.
El hada le dio el poder de volar planeando. Y todos fueron felices.
                             Darío Ballester Hernández