sábado, 28 de enero de 2012

FRASE DE LA SEMANA. PARA EL  DÍA DE LA PAZ.

" LA LIBERTAD NO TIENE NINGÚN DUEÑO".

Marina Vidal

miércoles, 11 de enero de 2012

EL ÁRBOL SOBRE EL QUE VIVÍAN DOS NIÑAS.

No me gustaría que nadie estuviese sobre mí porque me hacen daño, me destrozan las ramas y las hojas. No me gusta porque así me hacen viejo enseguida y los demás árboles siguen jóvenes y se reirán de mí.
Un día vinieron unos niños y jugaron sobre mis ramas y me las destrozaron, yo no sabía lo que hacer. Me habían destrozado las manos y no me podía mover, menos mal que una niña pasó por allí y llamó al médico para árboles que me las arregló. Yo no quisiera que me volviera a pasar por eso tengo puesto encima  un cartel que pone: “No subirse a este árbol, está prohibido” Desde entonces no se sube nadie. ¡Lo conseguí!

Marina Vidal López.

EL ÁRBOL SOBRE EL QUE VIVÍAN DOS NIÑAS.

Querido diario:
Desde que vinieron Aglaia y blanca me siento más feliz porque me han puesto un montón de cosas chulas: una escalera, un sofá…¡Ah, se me olvidaba! me gusta que vivan sobre mí porque así tengo compañía, odio estar solo porque es aburrido.
Antes de que llegaran Aglaia y Blanca mi vida era una miseria porque los niños del parque me rompían las ramas, me triaban basura… En resumen, me tragaban mal. menos mal que llegaron las mujeres protectoras y me pegaron con fixo las ramas y recogieron la basura.
Gabriel García Saura

EL ÁRBOL SOBRE EL QUE VIVÍAN DOS NIÑAS.

No me gustaría que nadie viviese sobre mí porque tendría que mantener gruesas las ramas para que las personas se pudiesen subir y a mí me gusta relajar mis ramas. Además me arrancarán  mis hojas y me quedaré sin ellas. ¡Eso no me gustaría! Si pesan mucho destruirán mi interior. Encima si les gusta la música no podré dormir.
¿Sabías que mis ramas son mis manos y si las rompen no las tendré para que los pájaros se sienten en ellas? ¿Y si ponen mesas, sillas, camas y frigoríficos? Me caeré y me moriré, eso no me gustaría porque las personas tienen que respirar y somos los árboles los que tomamos el dióxido de carbono y les dejamos el oxígeno.

Holly Parker Sayer.

EL ÁRBOL SOBRE EL QUE VIVÍAN DOS NIÑAS.

Me gusta que vivan dentro de mí porque cuando me sintiera solo me piropearían y estarían conmigo. Cuando tuviera frío en mis ramas , ellas me las taparían con sus mantas. Cuando los niños mayores me tirasen  piedras, ellas los espantarían. Por eso me gustaría que vivieran conmigo.

José David Alcaraz Andréu

EL ÁRBOL SOBRE EL QUE VIVÍAN DOS NIÑAS.

Se están subiendo dos chicas a mí y se han colocado en un trozo de árbol. Ya me han quitado cuatro ramas y han puesto dos tazas, un microondas y una  maleta encima . Aunque me hagan daño, me gusta vivir con gente, a parte de con animales (con perdón, animales) como mariposas, pájaros o perros. Los perros me tienen hasta lo alto que soy porque se mean y se cagan en mis raíces, que algunas sobresalen.
Si me gusta que viva gente conmigo porque me hacen compañía.
Juan Diego Molina Maqueda

EL ÁRBOL SOBRE EL QUE VIVÍAN DOS NIÑAS.

Los alumnos leyeron un texto en el que dos niñas, Blanca y Aglaia vivían en un árbol. Les pedí que se identificaran con el árbol y que argumentaran sobre si les gustaría o no que las personas viviesen sobre ellos. Estos son alguno de los resultados.